Consejos para unos hábitos de higiene perfectos para tu perro

Hace poco hablábamos de las necesidades de los perros como seres vivos que son. Dentro de sus necesidades más básicas se encuentran las necesidades a nivel físico, como por ejemplo comer, beber, ejercicio y salud a todos los niveles, donde entraría mantener una higiene canina adecuada. 

Descuidar su higiene es descuidar su salud.Si bien no necesitan el aseo frecuente como nosotros, hay maneras en las que podemos ayudar a mantenerles limpios y saludables. Nuestros mejores amigos a veces necesitan una ayudita para gozar de una salud e higiene óptimas.

Pelaje y uñas: cuidar de su pelo es esencial para que se mantengan saludables. Ellos de manera natural segregan una sustancia protectora que les previene de infecciones y les mantiene sanos, por es no es conveniente el lavado frecuente ya que estaríamos retirando esa capa. Pero sí es conveniente realizar de manera frecuente cepillados del pelo cada semana. Además, el cepillado les va a mejorar el riego sanguíneo en la dermis, proporcionándole un pelo más sano y brillante. Cuanto más largo sea el pelo, más frecuente debería ser, ya que se ensuciará más en los paseos y se enredará más. Lo normal para un pelo corto sería un cepillado mínimo a la semana. Para un pelo mediano dos o tres por semana y para un pelo largo, tres veces por semana o más.

La elección de los cepillos es clave para no hacerles daño y que sea efectivo el cepillado. Para los pelajes cortos utilizaremos cepillos preferiblemente con cerdas de goma, primero uno que retire el pelo muerto y luego otro que peine le pelo superficial. Las manoplas con púas de goma suelen ir muy bien. Para el pelaje medio usaremos primer un cepillo de cerdas metálicas que retire el pelo muerto, siempre en dirección del nacimiento del pelo y sin hacerles daño. Después les peinaremos con un cepillo de púas más separadas para peinar y limpiar el pelaje superficial. Para el pelo largo, también utilizaremos primero un cepillo que retire el pelo muerto y después uno con cerdas largas que nos permita peinar y desenredar el pelo superficial.

Tip: para hacerlo correctamente no olvides siempre entre pasadas hacerle alguna caricia o masajito para que se sienta cómodo y lo disfrute más, ¡seguro que le encantará! Puedes obtener más información de cómo dar un masaje a tu perro pinchando aquí.

El lavado: los lavados a nuestro perro se pueden hacer de diferentes maneras. El baño es conveniente hacerlo cada varios meses o una vez al mes si se ensucia mucho. Si no le podemos bañar en una peluquería canina, podemos bañarles en la bañera de casa, siempre utilizando un antideslizante para que se sienta seguro y utilizar un champú de perros (nunca utilices un champú tuyo 😉).

Tip: para que no sea desagradable el baño, siempre hazlo con agua tibia y sin cambios bruscos de temperatura del agua. ¡Sécale bien con una toalla y mímale mucho!

Si no le toca un baño, pero necesitamos limpiarle alguna zona por suciedad de la calle (como las patas, el abdomen o el hocico), disponemos de muchos productos como la espuma para lavado en seco. Es muy útil en estos casos o cuando queremos limpiarles un poco entre baño y baño. Es recomendable cepillar el pelo muerto antes y luego aplicarla, la dejaremos actuar cinco minutos y después cepillaremos con un cepillo para peinar. Recuerda que, si lo cepillas regularmente, se mantendrá limpio más tiempo.

Para el cuidado de las uñas, lo más normal es que si tienen buena actividad de paseos y ejercicio se les mantengan bien. Si por alguna razón no pueden hacer ejercicio o tienen tendencia a que algunas uñas no se les limen bien de manera natural, podemos cortarlas o limarlas con productos adecuados. Es recomendable usar un cortaúñas adaptado a perros o una lima electrónica especial para ellos, ya que sus uñas son mucho más gruesas que las nuestras y podemos hacerles daño si no utilizamos los productos adecuados.

Higiene ótica: los perros como nosotros segregan cera en el conducto auditivo para proteger el oído de posibles infecciones. Esa cera es buena hasta cierto punto, pero hay que limpiar el exceso para prevenir que algunas bacterias o agentes infecciosos se queden ahí y provoquen alguna otitis.

Algunos veterinarios recomiendan como mantenimiento limpiar con una gasa suave el oído externo ayudándonos de nuestro dedo. Si el veterinario considera necesario una ayuda extra, se le puede aplicar un limpiador ótico para retirar el exceso de suciedad en la parte más profunda. No obstante, si se rasca mucho o su orejita desprende un olor desagradable, es mejor consultarlo con un experto para que nos recomiende el tratamiento más adecuado.

Higiene bucal: para evitar la aparición de sarro y mal aliento es recomendable cuidar su higiene oral. No se recomienda el uso sólo de barritas comestibles que limpien la boca. Están bien para dárselas de vez en cuando siempre que sean naturales y que no sean hipercalóricas. Lo más recomendable es hacerles una vez al día preferiblemente por la noche una limpieza bucal, bien con un cepillo adaptado y pasta de dientes comestible especial para perros, o con algunos productos en formato de polvo que se les pone en la comida y funcionan bien para la eliminación de sarro (normalmente están hechos con pulpa de manzana y raíz “ratania”). Los podéis encontrar en las tiendas de productos animales.

Tip: darles un poco de manzana cada día también les ayuda a mantener una boca sana.

Otras partes para tener en consideración: todos los días se le han de retirar las legañas que puedan generar en la noche o durante el día. Es mejor hacerlo con las manos limpias y si generan mucha legaña, es suficiente con limpiarles con una gasita mojada con un poco de suero fisiológico. Algunos perros con mucho pelaje y los ojos hundidos como por ejemplo los Chow Chow, tienden a acumular más exceso de legañas en los ojos.

Por último, destacaremos la importancia del vacío de las glándulas perianales. Los perros y gatos tienen estas glándulas para lubricarles la zona. Suelen vaciarlas de manera natural, pero si no lo hacen es recomendable hacerlo de manera manual una vez al mes. La primera vez es mejor que acudas a un veterinario y te enseñe cómo hacérselo. Si no te atreves tú, puedes acudir a él cuando lo necesite. Algunos síntomas de que no las vacían bien es que arrastren el trasero mucho en el suelo como síntoma de picor o molestia.

¿Y tú, vas a mimar a tu perro y mantener una higiene óptima?

¡¡¡SALUDOS PERRUNOS!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *