Día Mundial de la Salud Mental 2019 ¡Conect@ con la vida!

Bajo el lema Conect@ con la vida, se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental para este año 2019.

La Fundación Canis Majoris ha querido sumarse a la iniciativa promovida por  la Confederación de la Salud Mental España por considerar de vital importancia el tratamiento integral de la prevención del suicidio. Según la organización Mundial de la Salud (OMS), cada 40 segundos una persona se suicida en el mundo, es un dato escalofriante y más si tenemos en cuenta que es la 2ª causa de mortalidad entre nuestros jóvenes. Se hace necesario que las autoridades correspondientes realicen un plan integral sobre la prevención del suicido que permita atender los casos de personas con conducta suicida, a sus familiares y a aquellas personas supervivientes del suicidio.

Desde la Fundación Canis Majoris, trabajamos el fenómeno de la diversidad funcional y el riesgo de exclusión psicosocial desde una perspectiva integral y transversal. Nuestra misión tiene como fin la integración social y la mejora de la calidad de vida de las personas que componen este colectivo y lo hacemos a través de nuestro programa de Intervención Asistida con animales, la formación y apostando por la investigación, el estudio, el desarrollo tecnológico y la innovación (I+D+i) en Neurociencia.

El Laboratorio de Neurociencia Elena Pessino Gómez del Campo (Laboratorio NEPGC) de la Fundación Canis Majoris, dirigido por el Dr. Raúl Alelú-Paz, concentra sus investigaciones en el estudio molecular de la enfermedad mental desde una perspectiva multidisciplinar, incluyendo aproximaciones de distintos campos del conocimiento como la Anatomía, la Biología Molecular, la Psicología o la Física Teórica.

En este día tan especial, el Dr. Ariel Cariaga-Martínez, Lab Manager del Laboratorio NEPGC, nos pone al día de los avances en las investigaciones del Laboratorio y de la importancia que tiene la investigación ante los retos que se plantean en un futuro inmediato con relación a la Salud Mental:

¿Podrías comentar brevemente los proyectos que se están llevando a cabo en el Laboratorio y sus planes futuros?

Nuestro laboratorio trabaja en lo que actualmente se conoce como las “fronteras del conocimiento”: muchas áreas de conocimiento y técnicas muy novedosas para resolver problemas complejos como lo es, en este caso, la enfermedad mental. Pero en la base de nuestro trabajo están las ideas y las hipótesis científicas y por ello trabajamos en diferentes campos.

Entre los proyectos que llevamos a cabo nos interesa comprender de qué modo el ambiente (a través de los denominados mecanismos epigenéticos) puede interactuar con los genes para desarrollar enfermedades mentales como el trastorno obsesivo compulsivo. En este proyecto desarrollamos modelos de reprogramación de células madre a neuronas para entender esta interacción.

Siguiendo con las enfermedades mentales complejas, también estamos estudiando un tipo particular de neuronas ubicadas en una estructura cerebral que se denomina tálamo. Se solía creer que la función del tálamo era redistribuir las informaciones de los sentidos a las áreas cerebrales correspondientes, pero ahora sabemos que es mucho más complejo y puede tener implicaciones en el desarrollo de enfermedades como la esquizofrenia.

El Dr. Ariel Cariaga-Martínez, Lab Manager del Laboratorio NEPGC de la Fundación Canis Majoris

Por otra parte, en colaboración con el Dr. Giacomo Rizzolatti de la Universidad de Parma y Premio Príncipe de Asturias, estamos tratando de caracterizar a un tipo de neuronas muy particular: las neuronas espejo (que fueron descubiertas por el Dr. Rizzolatti). Queremos entender, en palabras de Ramón y Cajal, su estructura y su función ya que, aunque intervienen en muchas funciones que nos definen como humanos (como la capacidad de aprender por observación o la empatía) aún es muy poco lo que se sabe sobre sus características estructurales y moleculares.

Pasando al campo de la física teórica, estudiamos de qué modo el cerebro es capaz de generar una única percepción integrando informaciones visuales aparentemente no relacionadas. El ejemplo típico son las ilusiones ópticas o los dibujos generados con manchas: una vez que nos explican el significado ya no podemos dejar de ver dichas formas. Ser capaces de reunir y dar sentido a esta información es vital para nuestra supervivencia y en este sentido, hemos dado con una posible explicación usando modelos de física cuántica y ahora queremos validar ese modelo en la realidad biológica.

Para un futuro muy cercano, y en línea con nuestro trabajo multidisciplinar, estamos trabajando sobre una hipótesis que nos permitiría predecir los sitios de metástasis tumorales. Muchos tumores presentan cierta preferencia a generar metástasis en sitios anatómicos particulares por lo que comprender los mecanismos que permiten esa preferencia nos permitiría saber con antelación dónde habría nuevos desarrollos tumorales y preparar una estrategia terapéutica que ayude a los pacientes. Como la metástasis es la causa principal de la muerte, creemos que estos conocimientos significarían una gran ganancia en el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes.

En definitiva, para quienes formamos parte del laboratorio es un privilegio contar con el apoyo de la Fundación Canis Majoris porque nos permite trabajar y desarrollar ideas novedosas y arriesgadas y de las que creemos que obtendremos grandes avances en un futuro, quizás, no tan lejano.

¿Qué necesidades actuales crees que tiene la investigación en relación con la Salud Mental?

Aunque es posible que no se aplique únicamente a la investigación en Salud Mental, sino a la investigación en general, creo que tenemos varias carencias: algunas fácilmente subsanables y otras que requieren mayor esfuerzo. Desde luego, la financiación sigue siendo clave y sigue estando bajo mínimos, por lo que es de esperar un poco de voluntad política y concienciación de la población al respecto: cuando defendemos la sanidad pública, que tantas vidas salva en España, no tenemos que olvidar que los fármacos, así como el resto de las técnicas y tecnologías médicas, se desarrollan por los científicos de cada área. Del mismo modo, cuando usamos un móvil con prestaciones cada vez mayores, su origen estuvo en la investigación y podemos extender esta situación a muchos campos, desde la automoción a la alimentación o las telecomunicaciones. Hay investigadores que hacen que podamos comunicarnos mejor, vivir más o estar más cómodos.

Pero también creo que el sistema de investigación tiene que comenzar a renovarse y a premiar las ideas y a apoyar lo novedoso. Esto supone un riesgo, pero estoy seguro de que lo que se puede llegar a obtener, lo supera con creces. Creo que este cambio llevará un poco más de tiempo, pero tenemos que pasar de un sistema centrado en el papel a un sistema centrado en generar conocimiento real y observador de las necesidades de las personas. En ese sentido, los jóvenes científicos tenemos una gran responsabilidad y es necesario nuestro aporte de autocrítica desafiando a la cultura del “publish or perish” (“publica o perece”) o de la falta de reproducibilidad de resultados científicos, algo de lo que se hace eco una de las publicaciones científicas más prestigiosas del mundo: la revista Nature.

¿Cuál es la responsabilidad de los profesionales que se dedican al estudio de la enfermedad mental?

Los profesionales tenemos una gran responsabilidad, considerando que nuestra finalidad sea la mejora de la salud mental de la población general. Actualmente, muchas enfermedades mentales graves (como la depresión) restan años y calidad de vida a las personas y se prevé que esta situación empeore. Por ello, los profesionales debemos mejorar nuestra generación de hipótesis y trabajar en nuevas ideas que nos permitan ir más allá de nuestro conocimiento actual que, muchas veces, tiende a ser muy parcelado. La colaboración entre profesionales y la implicación de la sociedad civil, ya sea con apoyo a la investigación o a las distintas iniciativas con relación al cuidado de la salud mental, serán clave para asegurar que el aumento en la esperanza de vida o las mejoras en la calidad de vida que hemos experimentado en nuestra sociedad, sean acompañadas de una salud mental en condiciones para poder disfrutar dichos logros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *