En recuerdo de un psiquiatra humanista

Al comenzar la primavera nos dejó tras una larga y penosa enfermedad el psiquiatra José Manuel Bailón Blancas. Nacido en 1940 en Madrid y formado en la antigua Escuela de Psiquiatría que dirigía el profesor Juan José López Ibor, realizó todo su trabajo profesional tanto en la Psiquiatría privada como en la Psiquiatría pública. En esta última fue de los pioneros en la inauguración del antiguo Hospital Alonso Vega -hoy Hospital Rodríguez Lafora- siendo durante mucho tiempo el decano de los médicos y el encargado de la unidad de Psicogeriatría que él mismo puso en funcionamiento. Varias generaciones de Psiquiatras Residentes se beneficiaron de sus enseñanzas teóricas y prácticas y de su agudo sentido del diagnóstico clínico, que le permitía realizar unos planteamientos terapéuticos complejos en que se aunaban lo biológico y lo sociocultural.

Dotado de una sólida formación clínica fundamentada en los autores clásicos, la enriqueció con una más que notable formación humanista, como prueban muchos de sus trabajos de investigación presentados en diversos congresos tanto en España como en Iberoamérica. Debemos señalar que el Doctor Bailón Blancas perteneció a las principales Asociaciones Psiquiátricas Españolas y al Instituto de Psiquiatras de Lengua Española que dirigió el profesor Alonso Fernández, donde gozó del aprecio de muchos colegas latinoamericanos, siendo figura destacada en diversos congresos, como los que tuvieron lugar en México y en Buenos Aires.

Dentro del campo de las Humanidades fue un destacado cervantista, publicando varios libros sobre la biografía de Cervantes e investigador sobre algunos aspectos poco conocidos de la estancia de nuestro inmortal autor en Italia –“pasos perdidos” lo denominaba él- que rellenaban un enorme hueco en la bibliografía sobre Don Miguel de Cervantes. El Doctor Bailón figuró entre los primeros participantes de la Asociación de Cervantistas que fundó y dirigió Don José María Casasayas, quien siempre manifestó su aprecio hacia sus tareas investigadoras y hacia su persona y opiniones. Igualmente, fue colaborador activo desde sus inicios con la Fundación Canis Majoris, donde participó en muchas de sus actividades, quedando reflejada esta colaboración en algunos trabajos que ha publicado la editorial de la Fundación.

El Doctor José Manuel Bailón Blancas fue un gran profesional, amante de los libros y de la cultura, respetuoso con sus pacientes y, sobre todo, un leal amigo. Contribuyendo a todo ello, su implicación en la vida familiar y el amor mutuo a sus hijos y a Pili, su compañera de tantos años.

Descanse en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *