I Jornada sobre los Beneficios de la Intervenciones Asistidas con Animales

Presentación de la I Jornada sobre los Beneficios de la Intervenciones Asistidas con Animales

El pasado día 16 de enero, como parte de las actividades de la Semana Majoris, dió comienzo la I Jornada sobre los Beneficios de las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA), donde asistieron diferentes entidades que tienen un amplio recorrido en este ámbito y que, desde su experiencia, abordaron los diferentes beneficios de este tipo de intervenciones aplicados a los distintos colectivos, menores, personas mayores y personas con trastorno mental severo, aportando los registros de un proceso de evaluación continuo y sistemático.

La Jornada fue presentada por el Doctor Raúl Alelú-Paz, CEO del Fundación Canis Majoris y Director del Laboratorio de Neurociencia Elena Pessino Gómez del Campo, que dio paso a la Asociación Dogtor Animal, donde Vanessa Carral nos habló sobre la metodología y beneficios de estas intervenciones con menores en los juzgados.

A continuación, la Asociación Lincoln, de la mano de Peggy Gilbert, expuso los beneficios de las IAA en personas mayores. La tercera ponencia fue a cargo del Coordinador del Dpto de Intervención Social de la Fundación Canis Majoris, Ernesto Ares Sainz, que comentó cómo la Terapia Asistida con Animales mejora los distintos niveles cognitivos, físicos, emocionales y sociales para personas con esquizofrenia y trastorno obsesivo compulsivo.

En la jornada, dos personas que actualmente están realizando un ciclo de terapia con la Fundación Canis Majoris dieron su testimonio, aportando los beneficios que obtienen con nuestros perros de apoyo.

Para finalizar, hubo una mesa de debate donde los asistentes tuvieron la oportunidad de resolver sus dudas y donde se analizó la importancia de las Intervenciones Asistidas con Animales en los diferentes ámbitos de actuación que en la jornada se trataron y todos ellos, colectivos muy vulnerables, que requieren la participación de distintos actores de la sociedad civil pero también de nuestras autoridades públicas.

Desde el Tercer Sector, somos conscientes de la necesidad de realizar intervenciones multidisciplinares que permitan una mejora de la calidad de la vida de los participantes. Ahora el objetivo es convencer a la administración para que nos dote de un marco legal que nos permita desarrollar nuestros objetivos en su totalidad.  El siguiente paso será la creación del grupo de trabajo que permita hacer un documento base sobre la regulación del perro de terapia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *