Las necesidades de los perros

Muchos de nosotros podríamos pensar que para la tenencia responsable de nuestros perros debemos cubrir sus necesidades básicas como especie (comer, beber, dormir, pasear, jugar…). Pero actualmente, ¿Cuáles son las necesidades de nuestros perros? Para entender esto un poco más, deberemos empezar desde el principio.

En los años 60, durante una de las épocas de más transformación de la sociedad a todos los niveles, empezó a surgir la necesidad de plantear estatutos de bienestar animal en las explotaciones ganaderas.

 Hay varias versiones “oficiales” de bienestar animal. Así, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud Animal considera que un animal se encuentra en un estado satisfactorio de bienestar cuando está sano, confortable y bien alimentado, puede expresar su comportamiento innato, y no sufre dolor, miedo o distrés (WOAH, 2008).  En términos generales se establecieron “Cinco Libertades” para cumplir con el bienestar animal:

 

  • Libres de hambre y sed.

  • Libres de estrés y miedo.

  • Libres de disconfort.

  • Libres de dolor y enfermedad.

  • Libertad para mostrar su conducta natural de su especie.

Estas Cinco Libertades son conceptos amplios y en algunas ocasiones se pueden interpretar de manera ambigua. Por ello, el concepto de Bienestar Animal se ha ido transformando en base a la evolución de nuestra sociedad. 
En cuanto a los perros, podríamos ir un poco más allá y hablar del bienestar animal desde cuatro áreas de bienestar animal:

* Bienestar físico y fisiológico.

* Bienestar emocional.

* Bienestar social.

* Bienestar mental y cognitivo.

La Dra. Linda Michaels, Psicóloga y Educadora Canina, estableció una “pirámide de Maslow” adaptada a nuestros mejores amigos que explica las necesidades de los perros en todas sus áreas de bienestar animal, detalladas.

  1. La pirámide tiene en su base las necesidades fisiológicas: las que permiten estar vivo (dormir, comer, beber, cuidados veterinarios…).

  2. Seguida por las necesidades emocionales: seguridad, confianza…

  3. Después las necesidades sociales: juego con otros de su especie, vínculo con humanos y otros animales.

  4. En la cima de la pirámide, se encuentran las mentales (aprendizaje) y cognitivas: aprendizaje y educación amables, reforzamiento positivo, retos mentales, etc.

Como podemos observar, afortunadamente hoy en día se tienen en cuenta las emociones de los perros y su capacidad cognitiva gracias a la etología canina. Estos hallazgos y consideraciones nos van a permitir seguir el camino a la felicidad de los perros.

Si queréis jugar con vuestro perro para reforzar el vínculo en el post haz tus juegos caseros y propón retos a tu perro te enseñaremos como hacerlo.

 

¡¡¡SALUDOS PERRUNOS!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *